+34 661 91 39 70 · consultas@sandraidri.com
 

Espacio a salvo de COVID-19

Se han adoptado estrictas medidas de higiene
en la consulta para garantizar tu salud.

Protocolo de seguridad anti COVID-19

Sigue siendo muy importante no bajar la guardia y seguir cuidándonos mucho. Por ello he adoptado una serie de medidas en la consulta dirigidas a minimizar el riesgo de contagio y garantizar nuestra salud.

Mantener nuestras manos limpias y libres de virus

Al acceder y al salir de la consulta, nos higienizaremos las manos mediante un dispensador de gel hidroalcohólico dispuesto a tal fin en la entrada.

Cortar la transmisión desde el origen sin dejar de vernos

En la primera consulta se entregará un escudo facial transparente que la persona llevará puesto a lo largo de toda la sesión y que deberá traer en posteriores visitas. Yo también llevaré puesto uno en todo momento. Así nos podremos ver bien y leer nuestras emociones con las debidas garantías y libres de riesgos.

Guardar una distancia mínima de seguridad como segunda barrera al contagio

Respetaremos siempre una distancia mínima de separación y evitaremos el contacto físico directo.

Asegurar la renovación del aire que respiramos

La consulta será bien ventilada entre visita y visita. Siempre que lo permitan las condiciones del exterior y se garantice la comodidad e intimidad en el interior, se mantendrán los ventanales parcialmente abiertos durante toda la sesión.

A todo lo anterior, hay que añadir algunas condiciones que la consulta ya reunía y que reducen también los riesgos de contagio:

  • Ubicación en zona residencial tranquila, de fácil aparcamiento y con un tránsito peatonal en las calles prácticamente inexistente.

  • Amplia superficie de la consulta cuyos más de 80 m2 garantizan la salubridad de la atmósfera durante la sesión.

Protocolo de seguridad anti COVID-19

Sigue siendo muy importante no bajar la guardia y seguir cuidándonos mucho. Por ello he adoptado una serie de medidas en la consulta dirigidas a minimizar el riesgo de contagio y garantizar nuestra salud.

Mantener nuestras manos limpias y libres de virus

Al acceder y al salir de la consulta, nos higienizaremos las manos mediante un dispensador de gel hidroalcohólico dispuesto a tal fin en la entrada.

Cortar la transmisión desde el origen sin dejar de vernos

En la primera consulta se entregará un escudo facial transparente que la persona llevará puesto a lo largo de toda la sesión y que deberá traer en posteriores visitas. Yo también llevaré puesto uno en todo momento. Así nos podremos ver bien y leer nuestras emociones con las debidas garantías y libres de riesgos.

Guardar una distancia mínima de seguridad como segunda barrera al contagio

Respetaremos siempre una distancia mínima de separación y evitaremos el contacto físico directo.

Asegurar la renovación del aire que respiramos

La consulta será bien ventilada entre visita y visita. Siempre que lo permitan las condiciones del exterior y se garantice la comodidad e intimidad en el interior, se mantendrán los ventanales parcialmente abiertos durante toda la sesión.

A todo lo anterior, hay que añadir algunas condiciones que la consulta ya reunía y que reducen también los riesgos de contagio:

  • Ubicación en zona residencial tranquila, de fácil aparcamiento y con un tránsito peatonal en las calles prácticamente inexistente.

  • Amplia superficie de la consulta cuyos más de 80 m2 garantizan la salubridad de la atmósfera durante la sesión.

Protocolo de seguridad anti COVID-19

Sigue siendo muy importante no bajar la guardia y seguir cuidándonos mucho. Por ello he adoptado una serie de medidas en la consulta dirigidas a minimizar el riesgo de contagio y garantizar nuestra salud.

Mantener nuestras manos limpias y libres de virus

Al acceder y al salir de la consulta, nos higienizaremos las manos mediante un dispensador de gel hidroalcohólico dispuesto a tal fin en la entrada.

Cortar la transmisión desde el origen sin dejar de vernos

En la primera consulta se entregará un escudo facial transparente que la persona llevará puesto a lo largo de toda la sesión y que deberá traer en posteriores visitas. Yo también llevaré puesto uno en todo momento. Así nos podremos ver bien y leer nuestras emociones con las debidas garantías y libres de riesgos.

Guardar una distancia mínima de seguridad como segunda barrera al contagio

Respetaremos siempre una distancia mínima de separación y evitaremos el contacto físico directo.

Asegurar la renovación del aire que respiramos

La consulta será bien ventilada entre visita y visita. Siempre que lo permitan las condiciones del exterior y se garantice la comodidad e intimidad en el interior, se mantendrán los ventanales parcialmente abiertos durante toda la sesión.

A todo lo anterior, hay que añadir algunas condiciones que la consulta ya reunía y que reducen también los riesgos de contagio:

  • Ubicación en zona residencial tranquila, de fácil aparcamiento y con un tránsito peatonal en las calles prácticamente inexistente.

  • Amplia superficie de la consulta cuyos más de 80 m2 garantizan la salubridad de la atmósfera durante la sesión.

Nuestras instalaciones

Espacio a salvo de COVID-19

Nuestras instalaciones

Espacio a salvo de COVID-19

Nuestras instalaciones

Espacio a salvo de COVID-19

Terapia psicológica específica COVID-19

Ofrecemos un protocolo de actuación especial para abordar sus secuelas mentales

Leer más

Terapia psicológica específica COVID-19

Ofrecemos un protocolo de actuación especial para abordar sus secuelas mentales

Leer más

Terapia psicológica específica COVID-19

Ofrecemos protocolos de actuación especiales para abordar las afecciones mentales causadas por la crisis sanitaria actual.

Leer más
Call Now Button