+34 661 91 39 70 · consultas@sandraidri.com
 

Espacio a salvo de COVID-19

Se han adoptado estrictas medidas de higiene
en la consulta para garantizar tu salud.

Protocolo de seguridad anti COVID-19

Sigue siendo muy importante no bajar la guardia y seguir cuidándonos mucho. Por ello he adoptado una serie de medidas en la consulta dirigidas a minimizar el riesgo de contagio y garantizar nuestra salud.

Mantener nuestras manos limpias y libres de virus

Al acceder y al salir de la consulta, nos higienizaremos las manos mediante un dispensador de gel hidroalcohólico dispuesto a tal fin en la entrada.

Cortar la transmisión desde el origen

En todo momento, tanto la persona que visita la consulta como yo misma llevaremos correctamente colocada una mascarilla quirúrgica, FFP2 o higiénica homologada.

Guardar una distancia mínima de seguridad como segunda barrera al contagio

Respetaremos siempre una distancia mínima de separación y evitaremos el contacto físico directo.

Asegurar la renovación del aire que respiramos

La consulta será bien ventilada entre visita y visita. Siempre que lo permitan las condiciones del exterior y se garantice la comodidad e intimidad en el interior, se mantendrán los ventanales parcialmente abiertos durante toda la sesión.

A todo lo anterior, hay que añadir algunas condiciones que la consulta ya reunía y que reducen también los riesgos de contagio:

  • Ubicación en zona residencial tranquila, de fácil aparcamiento y con un tránsito peatonal en las calles prácticamente inexistente.

  • Amplia superficie de la consulta cuyos más de 80 m2 garantizan la salubridad de la atmósfera durante la sesión.

Protocolo de seguridad anti COVID-19

Sigue siendo muy importante no bajar la guardia y seguir cuidándonos mucho. Por ello he adoptado una serie de medidas en la consulta dirigidas a minimizar el riesgo de contagio y garantizar nuestra salud.

Mantener nuestras manos limpias y libres de virus

Al acceder y al salir de la consulta, nos higienizaremos las manos mediante un dispensador de gel hidroalcohólico dispuesto a tal fin en la entrada.

Cortar la transmisión desde el origen

En todo momento, tanto la persona que visita la consulta como yo misma llevaremos correctamente colocada una mascarilla quirúrgica, FFP2 o higiénica homologada.

Guardar una distancia mínima de seguridad como segunda barrera al contagio

Respetaremos siempre una distancia mínima de separación y evitaremos el contacto físico directo.

Asegurar la renovación del aire que respiramos

La consulta será bien ventilada entre visita y visita. Siempre que lo permitan las condiciones del exterior y se garantice la comodidad e intimidad en el interior, se mantendrán los ventanales parcialmente abiertos durante toda la sesión.

A todo lo anterior, hay que añadir algunas condiciones que la consulta ya reunía y que reducen también los riesgos de contagio:

  • Ubicación en zona residencial tranquila, de fácil aparcamiento y con un tránsito peatonal en las calles prácticamente inexistente.

  • Amplia superficie de la consulta cuyos más de 80 m2 garantizan la salubridad de la atmósfera durante la sesión.

Protocolo de seguridad anti COVID-19

Sigue siendo muy importante no bajar la guardia y seguir cuidándonos mucho. Por ello he adoptado una serie de medidas en la consulta dirigidas a minimizar el riesgo de contagio y garantizar nuestra salud.

Mantener nuestras manos limpias y libres de virus

Al acceder y al salir de la consulta, nos higienizaremos las manos mediante un dispensador de gel hidroalcohólico dispuesto a tal fin en la entrada.

Cortar la transmisión desde el origen

En todo momento, tanto la persona que visita la consulta como yo misma llevaremos correctamente colocada una mascarilla quirúrgica, FFP2 o higiénica homologada.

Guardar una distancia mínima de seguridad como segunda barrera al contagio

Respetaremos siempre una distancia mínima de separación y evitaremos el contacto físico directo.

Asegurar la renovación del aire que respiramos

La consulta será bien ventilada entre visita y visita. Siempre que lo permitan las condiciones del exterior y se garantice la comodidad e intimidad en el interior, se mantendrán los ventanales parcialmente abiertos durante toda la sesión.

A todo lo anterior, hay que añadir algunas condiciones que la consulta ya reunía y que reducen también los riesgos de contagio:

  • Ubicación en zona residencial tranquila, de fácil aparcamiento y con un tránsito peatonal en las calles prácticamente inexistente.

  • Amplia superficie de la consulta cuyos más de 80 m2 garantizan la salubridad de la atmósfera durante la sesión.

Terapia psicológica específica COVID-19

Ofrecemos un protocolo de actuación especial para abordar sus secuelas mentales

Leer más

Terapia psicológica específica COVID-19

Ofrecemos un protocolo de actuación especial para abordar sus secuelas mentales

Leer más

Terapia psicológica específica COVID-19

Ofrecemos protocolos de actuación especiales para abordar las afecciones mentales causadas por la crisis sanitaria actual.

Leer más
Call Now Button